Luciana tuvo una semana muy intensa y decidió enfrentar a su ex en la justicia, cansada de las mentiras, según ella, a la que es sometida por Redrado.

La bomba sexy no creyó las explicaciones de Redrado y siente que sólo ella cumple con lo pactado. Serán acciones por la presunta filtración de datos de su intimidad (en boca de Vanesa, la ex de Tomás Redrado) y por los “incumplimientos reiterados” y el daño que eso le ocasiona.

Así lo explicó Ana Rosenfeld en el Diario de Mariana: “Martín siempre le pide cosas a Luli (silencio, tregua mediática) y Luciana dice ‘al final siempre tengo que salir a aclarar yo’”. “Creo que Luciana dijo ‘hasta acá llegué’, él le dice que no puede vacacionar, porque había pedido trabajo por culpa del vasito en el freezer y que se dijera que hace macumbas. Yo salgo a ayudarlo y me entero que reservó en Punta del Este”, dio como ejemplo la abogada. Y agregó: “hasta la hizo pelear con una revista muy importante“.

Rosenfeld habla del conflicto que se suscitó entre Luciana y la revista Caras, ya que la rubia había declarado que "Si Redrado no me pide perdón jamás volverá a ver a mi hija", al ver ese título Salazar escribió "¡¡Muy vintage!! La hice hace 2 meses, en pleno bolonqui. Hoy las cosas son distintas. Supuestamente guardaron la tapa para que lo Redrado no sea lo importante. No entiendo nada".

Luciana desmintió esa declaración para cuidar a Martín según ella y luego él le pagó mintiéndole y yéndose a Mendoza, según se supo después.

Parece que esta vez la guerra entre la ex pareja tendrá consecuencias judiciales y se volverán a ver las caras en tribunales.