Argentina | Lourdes Sánchez | Chato Prada | Valentín

Lourdes Sánchez reveló que casi se separa del Chato Prada

Aunque públicamente Lourdes Sánchez y el Chato Prada siempre se han mostrado unidos y enamorados, estuvieron a punto de terminar su relación.

Lourdes Sánchez y el Chato Prada conforman una de las parejas del medio del entretenimiento que más amor se expresan públicamente, sin embargo, hubo una crisis que estuvo muy cerca de acabar con su relación.

En una entrevista que ofreció la mediática para la revista Gente recientemente, contó con detalles que estuvo a punto de separarse del reconocido productor hace algunos años debido a que ella tenía ganas de convertirse en madre y él se resistía a la idea, pues ya era padre de dos adultos.

"Estaba tan negado que fue motivo de separación. Como él ya tiene dos hijos grandes, me dijo: 'No quiero volver a ser padre'. Entonces le respondí: 'Hasta acá llegamos'. Mi sueño era ser madre y si no lo podía cumplir con quien amaba, me separaba. Pero él volvió y a los años nació Valentín", explicó Lourdes al comienzo de su relato.

Lourdes Sánchez, Valentín y el Chato Prada
Lourdes Sánchez, Valentín y el Chato Prada

Lourdes Sánchez, Valentín y el Chato Prada

Y luego se refirió a cómo fue para el productor ser padre por tercera vez después de tantos años: "Para él fue un renacer volver a la paternidad a los 52 lo rejuveneció, además de que él siempre es canchero y ágil. Mi hijo le dio un motivo más para ser feliz en lo que le queda del resto de su vida... Y llenarse de actividades después del trabajo".

Posteriormente, la mamá de Valentín se refirió a cómo su hijo cambió su vida de pareja:"Fue pensar todo en torno a nuestro hijo. Hasta las vacaciones cambiaron: hay muchas más cosas para hacer y él es un personaje, no podés aburrirte nunca. Pero también le sacó toda la paciencia".

Y después expresó sus ganas de ser madre nuevamente. : "Si fuera por mí ya tendría la pareja. Pasa que ahora necesitaría un tratamiento de fertilidad para volver a quedar embarazada. Pero no tengo lo principal, que es la aprobación. El Chato se siente grande. Fue abuelo hace dos semanas y un niño requiere de mucha paciencia".