Muy conmocionados y emocionados por el dolor de la muerte de Nélida, los hermanos Süller se mostraron juntos, llevando el féretro de su madre, en el cementerio de la Chacarita.

Luego de años de peleas y distanciamientos, Guido, Silvia, Nora y Marcelo pudieron dejar de lado sus conflictos y en una imagen única se juntaron para trasladar por última vez a su madre, desde la sala donde se le dio el último adiós a Norma hasta el auto que llevó el cuerpo de Nélida a su última morada.

Envueltos en lágrimas, los hermanos no dudaron en dedicarle a Nélida el que, quizás, haya sido su último deseo: verlos juntos, sin conflictos, lejos de los gritos, insultos y discusiones que los llevaron a enemistarse durante años.