Alto revuelo levantó en un gimnasio top de la capital ver entrar ayer a la tarde a Marcelo Tinelli a tomar clases con un Personal Trainner.

El conductor de Showmatch se anotó en Megatlon y empezó a hacer una rutina de ejercicios en la sede del shopping Alcorta, a metros de su casa en el complejo Le Parc, que está pegado al centro comercial donde tiene una sede el gimnasio.

Tinelli decidió reforzar su entrenamiento y lo hace a instancias de su mujer, Guillermina Valdes, que entrena ahí desde hace tiempo. Ella lo acompañó a la recepción del gimnasio como cualquier cliente, hicieron la inscripción habitual de todo alumno. Le ofrecieron a Tinelli distintas promos para obtener la membresía anual que terminó adquiriendo, aunque ellos prefirieron simplificar el trámite en un pago.

Estaban muy románticos Marcelo y Guillermina en el mostrador de admisión del gimnasio, se besaban y se hacían mimos mientras hacían el trámite de inscripción.

Ayer a la tarde Tinelli tuvo su primera clase con El Chino, el mismo entrenador personal que da clases a Guillermina, quien ahora también lo entrena a Tinelli. Muchos se acercaron a husmear y ver la clase, pero no invadieron al conductor, lo dejaron hacer su clase.

Tinelli estaba relajado saludando a todos, como uno más. El conductor de Showmatch transpiró la camiseta, hizo ejercicios, subidas al banco, abdominales y un poco de fuerza, para recuperar estado físico; lejos de las versiones -que él mismo desmintió bastante enojado la semana pasada- acerca de eventuales problemas de salud.