Lali Espósito y Mariano Martínez tuvieron uno de los romances más mediáticos y populares de los últimos años. Se conocieron en una novela, "Esperanza mía", se enamoraron, blanquearon su romance y luego terminaron abruptamente con sospechas de infidelidad por parte de ella, y rumores de celos enfermizos por parte de él.

En una nota para la revista Gente, Lali habló como nunca sobre su relación con Mariano y dejó muy en claro que esa historia forma parte de un período oscuro de su vida.

Al ser consultada por si le habían hecho mucho daño en su relación anterior a Santiago Mocorrea, su actual novio, la cantante respondió: "Mucho. Venía muy golpeada. Había estado en una nube negra. Y hablamos claramente de Mariano Martínez, que honestamente no creo que sea un mal tipo, pero su manera de amar no es la mía".

Al preguntarle si fue una época en la que no se sentía ella misma, Lali confesó:"Mis afectos, esos que van sólo con la verdad, me decían 'Ya no sos vos, perdiste la risa'. Todo el tiempo estaba tensa, asegurándome de que él estuviese bien. Porque yo, que siempre fui muy segura, me sentía mucho más fuerte que él en muchas circunstancias".

Luego habló de lo mal que lo pasó en general y que prolongó una relación sin futuro: "¡A mí me haces una escena de celos, me subo al auto y huyo lejos! Soy una mina con armonía; mi casa debe estar en armonía. Soy sencilla: te amo o no te amo, pero no te voy a hacer daño por eso. Fue una relación tormentosa, como con demasiado que tratar para alguien emocionalmente simple como yo. Hay gente no no sabe amar simple, tal vez por tener problemas con ellos mismos para amarse. Y yo, que me valoro, quiero sentirme bien. Por eso le escapo a lo rebuscado y doloroso. Esta vez escapé tarde... Me fui como cuando te patean la pierna en un partido, resentida".

Por último le consultaron si Mariano le había dejado algo positivo, a lo que respondió:"Con Mariano aprendí por un lado a priorizarme; y por otro, a acompañar. Jamás había sido la novia de un hombre con hijos, que no eran bebés. Te miraban y preguntaban '¿Vos sos la novia de papá?'. Estuvo bueno correr el ego.Y él lo valoraba. Fui una gran compañera, finalizó Lali.

Aparecen en esta nota: