Gisela Berger es sin dudas la mujer más buscada en estos días. Después que Daniel Scioli anunciara que iban a ser padres y que ella minutos después dijera que "no podía creer lo que estaba escuchando porque Scioli le pidió que abortara", ambos protagonistas de esta historia no hablaron más con la prensa.

En su programa nocturno, Mirtha Legrand anunció que tenía una bomba para el domingo y que no lo podía adelantar.

Finalmente el domingo Mirtha se quedó con las ganas y en el arranque de su programa sólo dijo: "Teníamos un invitado/a que a último momento dijo que no podía venir porque iban a aplicarle una inyección. Deduzcan ustedes quién era...", y siguió con el programa visiblemente molesta.

Según pudo saber TVbajocero.com, Gisela habló con algunos colegas y les confesó que desde el sábado a la tarde se sentía mal, muy débil, con baja presión y que por eso no fue a lo de Mirtha. Según estas fuentes, jamás hizo mención a las inyecciones de las que habló la diva en su almuerzo.

Gisela Berger está embarazada de tres meses y medio y se siente muy deprimida por la situación que vive: prefiere no dar declaraciones hasta sentirse un poco más fuerte; sin contar el factor "miedo" y/o "presiones" que se deduce son parte de su presente.