Esta mañana aparecieron extraños chats con sospechosas intenciones. Gisela Berger, la novia de Daniel Scioli, rompió con el ex gobernador y publicó la captura de chats que le habría descubierto, en eróticas conversaciones de WhatsApp con la modelo Sofía Clérici.

Según Berger, Scioli le hizo creer que estaba jugando al fútbol mientras se encontraba con Clérici. Ahora -según ella dice- el político le pide perdón y ella se niega a volver.

Suena a operación todo el manoseo del tema; una historia de infidelidad en una relación apenas blanqueada. En la tele hablaban de "la mujer de Scioli" y para la gente, la mujer de Scioli ha sido históricamente Karina Rabolini.

Los medios hablan ahora de un "escandalosa separación" y que Berger abandonó la casa de La Ñata para volver a su departamento de soltera.

Pese al "impacto" de la noticia, el rating de la mañana de la tele no volaba con la cuestión.

Aparecen en esta nota: