Nada que le guste más a los famosos que decir que meditan, practican terapias alternativas, hacen El arte de vivir o se enganchan con cuanta moda llega para sanar el alma, limpiar la energía y meditar; ser más felices y encontrarse con su ser interior, lejos del cartón pintado que suelen ser sus envases marketineros o mediáticos.

A algunos les hará efecto o no; algunos se lo tomarán más en serio o no; en fin... que hay de todo en la viña del señor. Ahora el nuevo grito de la moda búscate a ti mismo se llama "Ho´ponopono", impronunciable trabalenguas que, según publicó ayer el diario Perfil, es una filosofía hawaiana que "hace furor en la farándula local".

La que trajo realmente esta práctica y la divulgó "en serio" aquí en Argentina es la periodista y escritora Silvia Freire, que lleva diez años estudiándolo. Pero la terapia se hizo famosa durante la separación de Nicole Neumann y Poroto Cubero. La modelo había escrito "Decir `te amo´a esa enfermedad, esa persona, a esa circunstancia dolorosa, es la mejor forma de transformarla. Lo siento, por favor, perdoname por aquello que hay en mi, gracias, te amo".

"Se trata de un arte ancestral hawaiano de resolución de problemas que se basa en que no hay nadie afuera haciéndonos nada, sino que somos nosotros los que manejamos nuestra vida; y una vez que entendemos eso dejamos de culpar al otro", le dijo a Perfil la gurú Mabel Katz.

El "ho´ponopono" significa causa y perfección, y ya se coló en la farándula. La conductora Pamela David, la modelo Silvina Luna, los periodistas Luis Novaresio y Marcela Tauro, el cantante Axel, la actriz Graciela Alfano, son algunos de los fanáticos de esta práctica.

"Una amiga me prestó un libro y las veces que acudí a esta técnica, cuando estaba angustiada o tenía inseguridad, me ayudó mucho", contó la conductora de Pamela a la tarde. Así cada uno fue relatando sus experiencias, aunque -se sabe- Nicole fue la pionera en mediatizar su método de sanción mientras su marido le descubría la reserva de pasajes para verse con Pablo Cosentino, su supuesto amante, que se ve no practicaba el Ho´ponopono.