Este año el staff de bailarines del Bailando tiene la particularidad de incluir a dos participantes "no famosas". Dos mujeres, simpáticas y talentosas, pero que no son conocidas por el público.

De las 27 parejas que participan, hay dos que la encabezan dos señoras anónimas, una es Consuelo Peppino y la otra es Beatriz Prandi. Ambas fueron recibidas muy bien por el público y también por los jurados y la producción de "Showmatch".

Los números de rating también fueron muy buenos, con lo que la ecuación costo beneficio, resulta muy positiva para todos.

Por eso no sería raro que el próximo año, la cantidad de famosos convocados vaya mermando y crezca la cantidad de "no famosos" que formen parte del Bailando 2018.

Lo concreto es que las dos parejas midieron muy bien, tienen sueldos más acotados en relación a los famosos, tienen menos aires de divos y resultan más llamativos a la hora de ser puntuados por el jurado.

La idea tal vez sería hacer mitad famosos, y mitad "no famosos", de esta manera también se ajustaría el formato más a un reality clásico, con "anónimos" como verdaderos protagonistas del show.

Esto es una idea que empieza a crecer en el seno de la productora de Marcelo Tinelli, y a medida que avance el año se verá si "rinden" más las historias de los "no famosos", que de los famosos que a este punto agotan al público y eso se ve en los números de rating.