La historia secreta de por qué Netflix le dijo que no a la serie codicia, de Jorge Lanata.

Hace pocas semanas una polémica se instaló en las redes sociales cuando se supo que la plataforma de streaming Netflix emitiría Codicia, la ficción escrita por Jorge Lanata basada en hechos relacionados a la corrupción durante el kirchnerismo en la Argentina. Cuando trascendió, comenzó una campaña masiva de enfrentamientos en twitter, bajo el hashtag “Chau Netflix” por parte de quienes se oponían a verla en esa pantalla bajo demanda. En pocas horas la sucursal de América Latina de la compañía desmintió estar interesada en el proyecto, que según su autor, tendría 70% ficción y un 30% de documental.

"Para evitar malos entendidos, Netflix no estuvo ni está involucrado de ninguna forma en Codicia del Sr. Lanata. No crean todo lo que leen. En lugar de #ChauNetflix, #HolaFalsoRumor”, escribieron en twitter para despejar dudas los responsables de Netflix.

Pero hay una historia previa y una posterior alrededor de este proyecto de Lanata que cosecha enemigos públicos -como Pablo Echarri, quien afirmó públicamente que se daría de baja en la plataforma si se emitiera allí- y anónimos que se subieron a la polémica.

Ya desde fines del año pasado el periodista de El Trece, Radio Mitre y TN sabía que la compañía Netflix no estaba interesada en su ficción sobre la corrupción K. Esta es la historia:

Ventana Sur es un evento que hace todos los años el INCAA -anteriormente a esta gestión- al estilo de las grandes ferias de cine y televisión en el mundo en la que productores se conocen con otros productores, presentan sus proyectos, formatos, trailers de programas, hay ruedas de negocios y compra de programas al mundo.

En noviembre de 2018 se hizo la edición anual en Buenos Aires y los responsables del INCAA anunciaron con bombos y platillos que Jorge Lanata presentaría allí su serie de ficción “Codicia” escrita por él, cuyo argumento está inspirado en los sucesos investigados en lo que se dio a conocer como “La ruta del dinero K”. Uno de los pedidos del periodista a los organizadores fue la convocatoria al evento de los representantes en Argentina de los gigantes de streaming en Argentina, como Netflix, Amazon y de otras productoras importantes.

Al llegar el día de la presencia de Lanata, estuvo la prensa especializada de la Argentina y de productoras locales, pero -pese a que les cursaron la invitación- no se hicieron presentes ni los ejecutivos de Netflix, ni de Amazon. Allí estuvo la real negativa de la compañía de ficción bajo demanda más importante del mundo, al no mostrar interés por el proyecto, que tuvo entonces su primera “derrota”, y que echó por tierra desde entonces la posibilidad que luego se agitó en las redes de emitirla realmente por esa vía.

La segunda fue la imposibilidad de encontrar el guionista ideal para escribir los capítulos de la serie. Lanata se entrevistó a los más importantes de la Argentina -entre ellos Mario Segade, Marcelo Caamaño, Erika Halvorsen, Ernesto Korovsky-. Todos fueron tentados y todos le dijeron que no por distintos motivos, por lo cual el proyecto tiene un trailer -que ya se ha mostrado- y lo que se conoce como “la biblia” del guión: ésto es, un resumen de todo lo que allí se contará, como si se tratara del argumento de una novela, que luego debe ser “bajado” a libros por capítulo, con sus escenas, sus diálogos, su desarrollo, etc. Eso es lo que falta realizar para avanzar en el proyecto.

Lanata habló con una de sus productoras históricas, Silvina Chaine, que desde hace tiempo trabaja con Daniel Burman -quien hizo la primera serie argentina para Netflix, Edha, el cual resultó con muy malas críticas, sobre todo al trabajo de su protagonista, Juana Viale- para que se haga cargo del proyecto.

A las negativas de los guionistas convocados por el conductor de PPT y el ciclo radial Lanata sin filtro, de Radio Mitre, el mismo ha hecho comentarios públicos en su programa justamente alegando que muchos de a quienes les ofreció el proyecto “son todos K”. La única que salió a ventilar su negativa en las redes sociales fue la propia Erika Halvorsen quien escribió la novela Amar después de amar o películas como Desearás… con Pampita en cine. “Yo le dije que no a Lanata” puso en su cuenta de Twitter, cual heroína que se vanagloriaba de la hazaña. El resto de los convocados no lo hicieron público pese a haber dicho -también- que no.

A estas alturas, Codicia, la ficción de Jorge Lanata sobre la corrupción kirchnerista -proyecto que ha pretendido emparentarse a la aclamada ficción El mecanismo, que sí se vio en Netflix, sobre los acontecimientos ligados al Lava Jato en Brasil- no tiene demasiados avances, necesita con urgencia la escritura de sus capítulos para luego ser realizada con un elenco que acepte trabajar en ella y una productora que la realice, un canal que la emita y una cadena internacional de streaming que la compre.

Embed