Siempre tuvieron una relación de mutuo respeto y hasta de admiración, a Mirtha le gustaba invitarlo y a Marcelo le encantaba ir a la mesa de la diva.

Pero todo cambió después de la noche en la que estuvo Natacha Jaitt y nombró a algunos hombres de la prensa vinculados con temas muy delicados.

Al otro día Mirtha dijo que había sido un programa "bravo", pero nunca pidió disculpas a las personas nombradas por Natacha ni nada por el estilo.

Pero a la mañana siguiente en radio Mitre fue Marcelo Longobardi el que alzó la voz en contra de Mirtha y dijo "El espectáculo que ofreció la televisión argentina durante la noche del sábado fue deplorable", y con esa frase Longobardi abrió la puerta para que muchos periodistas la criticaran como Luis Majul, Alejandro Fantino, Luis Novaresio, Luis Pagni entre otros.

Mirtha ahí sintió que Longobardi había sido "un ingrato" según sus propias palabras a su íntimos y alguien que hasta hace una semana "me venía a pedir por favor que lo invitara por su nuevo libro".

Desde ese momento Mirtha sintió la traición y tenía la cara de Longobardi. Pasaron varios meses y aunque hay intentos de acercamiento, por ahora ninguno de los dos quiere ceder.

Y esta situación de tensión quedó demostrada en la editorial de Longobari del miércoles 4 de julio en radio Mitre en donde para demostrar su descontento con el gobierno dijo algo así como "muy a mi pesar tengo que darle la razón a la señora Mirtha Legrand cuando dijo que hay que cambiar todo el gabinete". Longobardi destacó la reflexión de Mirtha pero hizo particular hincapie en decir que no le gustaba nada tener que coincidir con Legrand en estos temas.

El tiempo pasó, pero las esquirlas de la noche con Natacha Jaitt no hay sido olvidadas y muchos que alguna vez fueron amigos, hoy están en dos veredas opuestas de esta grieta entre periodistas y comunicadores.

Aparecen en esta nota: