Vanesa Wasinger fue -durante ocho meses- novia de Tomás, hijo de Martín Redrado: la modelo dio varias entrevistas en donde dijo que el economista era el culpable del fin de su noviazgo con Tomás; además acusa al economista de ofrecerle dinero para que termine su relación con su hijo y de ser capaz de cualquier cosa; inclusive de pedirle a un amigo suyo que diga que estuvo con ella para desencantar al pibe.

En Confrontados (El Nueve, lunes a viernes 15hs), Vanesa habló sobre el tema: ''En el verano me llamó por teléfono y me dijo que iba a tomar medidas, me dijo que yo no era para el hijo por mi imagen, porque yo era modelo’’.

Wasinger contó un llamado de lo más extraño de parte del economista: ''Quiero preguntarte algo sobre mi hijo, pero encontrémonos a escondidas’’; la modelo aseguró que obviamente le cortó y le contó el hecho a su novio. Se indignó porque la acusan de ser una pantalla en la vida del hijo de Redrado, para tapar su intimidad sexual; como en su momento se dijo de Luciana para con el padre.

La modelo dijo que Redrado quiere que su hijo tenga una carrera política, y que si ella seguía a su lado no iba a poder conseguirlo, como le pasó a él con Luciana Salazar.

Según Vanesa la relación con Tomás fue buena hasta que se metió Martín Redrado: ''Lo conocí por medio de un amigo en común, nos empezamos a escribir y conocí a toda la familia. A Luciana no la conocí, lo de Redrado me descolocó’’.

Sobre los comentarios acerca de la homosexualidad de Tomás Redrado, la modelo lo negó de forma tajante.

Wasinger aseguró que recibió amenazas para que no dé más entrevistas:

''Hace dos fin de semanas, un viernes a la noche me llama una amiga de Tomás y me pide que me calle, que me cuide; para mí la manda Martín’’.

Acerca de las brujerías que denunció Luciana Salazar, Vanesa dijo conocer esto antes de que se hiciera público:

''Tomas me contó que había congelado a Luciana, y que había puesto un vaso en el frezzer con dos pelos rubios’’; y afirmó que el economista tiene una bruja.

Embed