Anoche se vivió una de las escenas más conmovedoras de Argentina, tierra de amor y venganza. Ivonne (Andrea Frigerio), madame del burdel de Traumen, tuvo una primera conversación con su hijo Julián (Toto Suar), policía que la persigue y quiere verla detenida.

"No hubiera querido tener esta conversación pero se dio así. La vida no es como uno quiere que sea. Cuando un secreto se abre se hace camino y se hace imparable. Yo quiero que conozcas mi verdad. Yo me enamoré perdidamente de un hombre, pensé que era para toda la vida, quedé embarazada y cuando se enteró me dejó, mis padres me cerraron la puerta en la cara. Me encontré sola, embarazada, sin un peso, en la calle. Así me encontró Trauman. Eso no justifica nada. Pero se que sos un buen hombre que estás del lado de los débiles, y yo fui una víctima. Yo fui una de ellas hace 20 años", le confesaba Ivonne a Julián entre lágrimas.

"Todos los días de mi vida, cada día que me levantaba pensaba en vos. Ninguna de las cosas que yo viví se compara con el dolor que sentí el día que te dejé. Sos lo único bueno que hice en mi vida", le dijo conmovida la madame del burdel.

Pero Julián, no se conmovió por sus palabras, y dio una fría respuesta a su madre: "Yo cumplo la ley. Yo no le tengo aprecio a usted. A mí usted me da asco. Ojalá algún día la metan presa señora".

Embed

Aparecen en esta nota: