Mercedes Funes está pasando un gran año, su personaje en Argentina Tierra de amor y venganza, es un éxito y se convirtió en una villana de las más temibles, pero a la vez muy querida. Además a fin de año se casa con Cecilio Flemati, con quien mantiene una relación desde el 2017, pero para esta gran actriz nada fue fácil, ya que su vida familiar estuvo marcada por la tragedia y el dolor.

En una entrevista que Mercedes dio a la revista Gente, la actriz confesó que vivió momentos muy duros como la rara y dura enfermedad que sufrió su madre quien falleció hace unos años, pero que según contó Funes nunca perdió la sonrisa:

"Crecí viendo sufrir demasiado a mi alrededor. En algún punto, tantas pérdidas me acobardaron para traer una vida al mundo y que le toque sufrir", explicó Mercedes.

La actriz también en la entrevista se refirió a su hermana, Luciana, que a los 27 años, falleció en 2003 a causa de un accidente, y durante muchos años fue víctima del Bullying:

"Conozco eso de sentirse 'patito feo' o relegado, cuando su hermano en la ficción (Benjamín Vicuña) le dice 'pan duro' y todos se mofan de ella. Conozco el sentimiento de humillación y soledad, y el profundo dolor que eso implica. Hay en mí algo propio y ajeno de Alicia"; comenta y recuerda a su hermana:

"Toda ella me enternece. Fue una persona hermosa y luminosa. Ella sabia para reírse de sí misma, solidaria, con carencias emocionales y ciertos trastornos madurativos que no se podían catalogar’’.

Luciana, que según Mercedes nació en un mundo de "exigencias muy altas, con imposibilidades de integración", vivió una "soledad devastadora".

La actriz relató fuertes y crudas situaciones que Luciana sufrió por parte de sus compañeros de escuela:

"La gente no tiene idea del daño lacerante que puede producir riéndose del 'diferente'. La he visto llorar en la puerta de casa porque en el colegio le pegaban. La he visto sumida en la angustia cada Día del Amigo, cuando nadie la saludaba". Y aunque la actriz remarca que Luciana tuvo una vida difícil, destaca que nunca odió: "La enaltece y la convierte en mi gran maestra, pero un día sufrió un accidente. Habiendo sido tan cuidada, tan acompañada, en un segundo se nos fue de los brazos’’.