Antonela Roccuzzo, la mujer de Leo Messi, no pasa por su mejor momento empresarial. Hace apenas un año y medio, en mayo de 2017, abrió una franquicia de Sarkany en Barcelona, junto a su socia, Sofía Balbi, la mujer de Luis Suárez.

Pero las cosas no salieron como ellas pensaron, y en local está en perdidas desde hace bastantes meses.

Ahora, las mujeres decidieron cerrar el local, y es por ese motivo que liquidan todos sus productos al 70%, tal como lo anuncian en las historias de su cuenta oficial de Instagram.

sarkany instagram.jpg

Las mujeres habían creado una sociedad conjunta llamada “Roccbal 109”, que es la unión de las primeras sílabas de los apellidos y los números que sus maridos llevan en las camisetas.

Según informa el diario español Expansión, el local registró en 2017 ingresos por 244.574 euros, aunque el rojo se elevó a 154.040 euros.