El jurado tuvo que explicar el sistema de votación en "Me gusta tu canción" porque era imposible pedirle a Juanita Viale que lo haga: lo suyo no es hablar fluído; y es el gran problema de un programa en el que ella es la conductora. Sabiendo de su flaqueza -que no empaña su belleza- ahí están Lucía y Joaquín Galán y Manuel Wirtz para terminar conduciendo ellos prácticamente el programa.

La nieta de Mirtha se queda en un costado y dice poco. Agradeció al entrar; dijo que estaba muy nerviosa y presentó al jurado. "Los Pimpinela me conocen desde antes de ser un ser humano", dijo.

El objetivo del programa, aparte de hacer cantar a los niños, es sobre todo hacerlos llorar. El golpe bajo va directo al estómago, porque las canciones que ellos interpretan los hacen acordar a algo emocionante. Por ejemplo, el primer participante, Rodrigo, hizo "Sin principio ni final" de Abel Pintos, porque le recordaba a su abuelo.

El niño llora, como se busca, Juanita lo abraza, con menos empatía que una birome.

El programa recibió 8.2 de rating -liderando la franja- que le dejó la película "Lo imposible"; paradójico título anticipatorio teniendo en cuenta la imposibilidad de la conductora para llevar adelante su labor.

De todos modos ella sonríe y el cielo es el límite. Después de una leve caída, el número volvió a los 8 puntos, superando a Telefe que estaba con el especial de Morfi con Wanda Nara y Moria Casán. El reportaje de Rozín a Moria con El Pepo como testigo estaba sobre los 6 puntos.

El programa hizo acordar a "Laten corazones", el reality de Iúdica que también era muy lacrimógeno. El conductor lo mostró en las redes el fin de semana adelantándose al debut, con la comparación.

Embed

juana viale 1.jpg
juana viale pimpinela.jpg
juana viale participante.jpg
juana viale participante2.jpg