Argentina | Juana Viale | La noche de Mirtha | Mirtha

El llanto de Juana Viale en "La noche de Mirtha"

Durante el último programa del 2020 de "La noche de Mirtha", Juana Viale se quebró en vivo al recibir dos obsequios.

Este sábado se transmitió el último programa de La noche de Mirtha del 2020, y aunque prometió que no iba a llorar, Juana Viale no pudo aguantar la emoción y se quebró al aire.

Fueron dos de los hombres de su vida quienes hicieron emocionar a la actriz, que asumió la conducción de los programas de su abuela, Mirtha Legrand, por la pandemia, al hacerle llegar dos ramos de flores.

El llanto de Juana Viale en "La noche de Mirtha"
El llanto de Juana Viale en "La noche de Mirtha"

El llanto de Juana Viale en "La noche de Mirtha"

“¡Qué lindo! No voy a llorar...", dijo Juana Viale antes de leer la tarjeta que dejó junto a las flores su hermano, Nacho Viale. "Un orgullo y placer que seas parte de esta productora. Llevaste el barco a buen puerto, tu hermano y productor, Nacho", leyó la conductora de La noche de Mirtha con la voz quebrada y una sonrisa nerviosa, al tiempo que le agradecía a su hermano por el gesto.

Cuando se recuperaba de la emoción por el detalle que tuvo su hermano con ella, la actriz recibió otro arreglo florar con una dedicatoria que no le permitió reprimir más sus lágrimas.

Juana Viale
Juana Viale

Juana Viale

“¿Es el mismo ramo?", preguntó la nieta de Mirtha Legrand antes de leer la dedicatoria del segundo ramo y conocer el emisor. ‘Asumiste la responsabilidad por amor a tu abuela. Le diste tu estilo. Te amo', mi papá”, leyó Juana Viale con la voz quebrada y emocionada hasta las lágrimas.

Juana Viale contó cómo le afectaron las críticas

En una entrevista con Clarín, Juana Viale confesó cómo fue para ella estar al frente de los programas de su abuela Mirtha Legrand.

"Tardé seis meses en ver a mi abuela. Igual que a mis padres, a mis hermanos, a mis amigos. Mis hijos varones no pudieron ver a su papá durante todo el confinamiento porque es chileno y vive allá. Pasaron muchas vidas en esta cuarentena. Aprendí a soportar el extrañar mucho a mis seres queridos. Siempre me apoyé en mi familia, en mi mamá, en mi papá, en mis hermanos. Extrañaba abrazarlos, compartir una comida. Y extrañaba que alguien me aguantara a mí...", dijo la actriz.

Y luego agregó: "Me dolieron mucho. Me dijeron golpista, gorila. Y no soy ni golpista ni gorila. Me afectaron, claro... ¡Yo lloraba! Después, decía: 'Esto no puede ser', hay que darle una vuelta de tuerca para mí y para mi sensibilidad. La gente no puede decir cualquier cosa que se le cruza por la cabeza”.