Lo Ultimo | Juana Repetto | Nicolás Repetto | Sebastián Graviotto

Juana Repetto y la respuesta de su papá por no ir a la boda

Sorprendió la ausencia de Nicolás Repetto en el casamiento de su hija Juana Repetto. Su respuesta ante las críticas

Juana Repetto está pasando un momento maravilloso al haberse casado hace pocos días con Sebastián Graviotto, a quien conoce hace diez años pero con quien se reencontró hace 2 para iniciar una nueva etapa en sus vidas. Hoy, ya casados, han formado una familia ensamblada junto con Toribio Repetto, hijo de ella de manera monoparental por donación anónima, y junto con Lupe, la hija que él tiene por una relación anterior.

image.png

Al ser ambos personas muy familieras, llamó la atención que Nicolás Repetto no estuvo en la fiesta de casamiento de su hija. Sí estuvo Reina Reech, lo que hizo sospechar que tal vez la ausencia se debía a que Florencia Raggi, la actual esposa de Nicolás Repetto y Reina Reech no se llevaban bien. SIn embargo, recordemos que la separación de Reina y Nico fue en 1992, hace casi 30 años. Tuvo lugar luego de estar en pareja por seis años.

image.png

Pero no: Juana Repetto se encargó de aclarar que ambas se llevan "bárbaro" pero no brindó detalles acerca de la ausencia. Inmediatamente, comenzó a trascender que la verdadera razón de su ausencia tenía que ver Florencia Raggi y Nicolás Repetto residen desde hace varios meses en Punta del Este, la selecta ciudad balnearia de Uruguay, y ante la noticia sorpresiva del casamiento no pudieron preveer venir a Argentina a pasar esta jornada tan especial con Juana Repetto y Sebastián Graviotto. Un dato curioso: Sebastián es sobrino de Silvia y Guido Süller, ya que su mamá es prima de los hermanos mediáticos.

image.png

El festejo tuvo lugar el Dique Luján, donde Reina Reech tiene su casa, y fueron invitados solo aquellos miembros del círculo íntimo de los novios. Ante las críticas, Nicolás Repetto, que conserva un perfil bajo, respondió de una manera contundente: Compartió en su Instagram una foto de su hija con Sebastián Graviotto, felices, y coronó el mensaje con un corazón de epígrafe. ¡Bien hecho!