Anoche hubo mezcla de emociones en el ritmo libre del Bailando.

Primero fue el turno de Jimena Barón que tuvo un baile conmovedor, que emocionó hasta las lágrimas a la actriz, al jurado y hasta al propio Tinelli. Matías Napp, su coach, eligió como centro del baile el machismo y la violencia de género, y el equipo la rompió.

Felicitada por todo el jurado, en especial por Flor Peña y Laurita Fernández, por el conductor y por su propia madre, Jimena se mostró muy conmocionada por un tema que la tocó bien de cerca y por el cual milita hace mucho tiempo.

Embed
Embed
Embed

Después le tocó el turno a Soledad Fandiño que mostró un baile más de época, y que por primera vez logró el elogio conjunto de todo el jurado. La actriz se mostró feliz con el resultado.

Embed

Luego le tocó a Natalie Weber, que desilusionó al jurado con un tema libre de Michael Jackson. La modelo se mostró angustiada por la devolución y se puso a llorar. Su bailarín enfrentó al jurado, y se indignó con las respuestas a su baile.

Embed
Embed

Finalmente, el cierre estuvo a cargo de Gabo Usandivaras y Becky Vázquez que usaron la diversidad como temática para su baile.

Embed