Lo Ultimo | Gran Premio de la Cocina | Julián Bermúdez | cocinero

Ganador de El Gran Premio de la Cocina dijo que es egoísta

El campeón de la décima temporada de El Gran Premio de la Cocina, Julián Bermúdez, habló de su vida personal y confesó que es egoísta con su mundo.

El lunes pasado fue la final de la décima temporada de El Gran Premio de la Cocina, el concurso culinario de El Trece conducido por Carina Zampini. El cocinero Julián Bermúdez se consagró como el campeón de la temporada, y en una reciente entrevista respondió a las críticas que ha recibido.

En una reciente entrevista para Moskita Muerta, en La Once Diez, Julián Bermúdez contó su experiencia trabajando en restaurantes: “Las cosas que conseguí como ser chef de un presidente o haber abierto 30 restaurantes, fue por insistir y las puertas se van abriendo. A mí me invitaron a Cocineros Argentinos, por un mail aleatorio que me mandé, fui una vez y después me llamaron dos veces más porque gusté".

Luego, el ganador de El Gran Premio de la Cocina, indicó: "Años después, termino estando en otro programa de cocina, no como cocinero invitado, sino como concursante". Además, habló del jurado del ciclo de El Trece: “Christian Petersen es un cocinero más rústico y detallista, Felicitas Pizarro es la parte del medio, pero a mí me fue más exigente Mauricio Asta”.

Respecto a su vida privada, Julián Bermúdez se confesó: "Mi personalidad es bastante chocante, soy egoísta en mi propio mundo. Yo generé un vínculo desde la gastronomía, desde ese lado sí me pude comprar al jurado desde mostrarles mi capacidad. Si un plato no me salía bien, realmente estaba mal, no me importaba el rating”.

Finalmente, Julián Bermúdez declaró: "El ego del cocinero es algo muy delicado, lo copado de todo esto es cuando uno puede justificar la soberbia, me encontré cocineros que se jactan de ser los mejores y después entran a una cocina y no saben hacer nada. Yo peco de soberbio pero creo que lo demuestro. Haber ganado con estilo, haber sido un antes y un después y me parece que eso justifica la soberbia”.