La modelo y ex pareja de Scioli transita su cuarto mes de embarazo en soledad.

Todo parecía un cuento con final feliz cuando Daniel Scioli le contaba a Jorge Rial que iba a ser papá. Esa felicidad duró algunos minutos, cuando TVBajoCero.com publicó los chats de Gisela Berger contando que el ex gobernador le pidió que abortara ese bebé.

Algunas semanas después Berger sigue adelante con su embarazo, pero sola. En una nota que le dio a Pronto, la modelo dijo: "Estoy igual, decepcionada y mal porque sigo sin entender un montón de cosas que están a la vista. Por otro lado, estoy tratando de organizarme también para ver qué obstetra va a ser el que me va a seguir de cerca. Estoy tratando de enfocarme en mi salud para poder cuidar mi panza".

Al ser consultada por si tenía ya un obstetra, Berger sorprendió con la respuesta: "No. Yo quería ver varias opciones para ver con cuál me sentía más cómoda. Pero no quería que nadie me siguiera ni supiera dónde me atendía".

Luego se le preguntó por Scioli: "Mi vínculo con él está frío. Se acercó de la misma manera que hizo al principio, para tratar de pedir disculpas. Por medio de algún que otro mensaje de texto. Se maneja igual que la vez que pasó lo de Clerici".

Gisela también contó si se comunica con Scioli y cómo lo hace: "Le respondo los mensajes, las veces que me escribió claro que le respondí pero estamos en la misma situación: no hay acercamiento alguno y menos reconciliación. Lejos de eso estamos".

Ante la consulta de ser madre soltera, Gisela respondió: "Con él o sin él desde el principio supe que iba a seguir con el embarazo. Y así será. Yo no elegí esto. Cuando uno tiene hijos lo que más quiere es estar juntos, con tu pareja al lado, acompañarse mutuamente y ser feliz como se pueda. Todo eso él también me lo había dicho; pensábamos lo mismo. Pero parece que después no era tan así. Quedó a la vista".

"Lo que me hizo superó el límite para poder hablar de perdón. Por ahora estoy así y es lo que siento", agregó.

No esquivó la pregunta sobre si Scioli le pasaba dinero y dijo: "Ahora es muy reciente todo y no volvimos a tener contacto. Por supuesto que yo tengo mis cosas ordenadas, nunca gasté mas de lo que tengo o puedo, y tengo mis ahorros".

Para rematar, Gisela tuvo una frase que definió su destino como madre junto a Scioli: "Él es el papa y yo soy la mamá. Nada más y nada menos que eso".

Aparecen en esta nota: