Uno de los divorcios más emblemáticos de la farándula Argentina fue sin dudas el de Susana Giménez y Huberto Roviralta. La pareja se separó en medio de un escándalo en donde la conductora al enterarse de otra de las infidelidades de Roviralta estalló de furia y en medio de una discusión le arrojó una cajita china (cenicero) a su entonces pareja.

En el Diario de Mariana, Marina Calabró comentó que hace unos días Flor de la V contó en Flor de la Tarde que en el momento de más exposición del escandaloso divorcio una persona se acercó a ella y le propuso a cambio de 100.000 dólares decir que había tenido relaciones con Huberto.

Al parecer la persona que le hizo esa propuesta a Florencia fue el florista personal que tenía Susana, Gustavo Lanzavecchia, quien años después fue asesinado en un tremendo crimen.

''Me llamaron supuestamente de parte de Susana ofreciéndome dinero para que yo diga que me había acostado con Huberto, obvio dije que no, pobre pero con dignidad’’;expresó la conductora.

''Porque me tenía que meter, yo estaba comenzando mi carrera y me acuerdo patente, era mucha plata, en ese momento me había shokeado y de la persona que vino, sabía que si era del entorno’’.

Florencia confesó que la cifra ofrecida era de 100.000 dólares, suma que por ese entonces comprabas un departamento.

A pesar de haberse probado la infidelidad de Huberto, el ex de Susana salió favorecido en el divorcio y según lo que trascendió periodísticamente es que se llevó 10 millones de dólares, pero se dice que en realidad Roviralta consiguió la suma de 15 millones de dólares.

Embed