Durante varias semanas Luis Ventura y Damián Rojo se cruzaron por el tema de los Martín Fierro y por la exclusión de Mirtha Legran de la terna mejor conductora.

Muchos apostaban a que cuando se cruzaran en la fiesta iban a llover los reproches, pero no fue así. Ventura se acerco a la mesa de Rojo y ambos se fundieron en un abrazo.

Atrás quedaron los conflictos y los reclamos por los premios más importantes de la industria del espectáculo.

Aparecen en esta nota: