Lo Ultimo | Fernández | Rodríguez Larreta | Alberto Fernández

Alberto Fernández se reunión con Rodríguez Larreta en Olivos

El presidente Alberto Fernández y el gobernador Horacio Rodríguez Larreta se reunieron durante 40 minutos para analizar el cumplimiento de la cuarentena.

Durante cuarenta minutos a solas, Alberto Fernández se reunió con Horacio Rodríguez Larreta en la quinta de Olivos para analizar el cumplimiento de la cuarentena estricta en el Área Metropolitana y, en particular, en la ciudad de Buenos Aires.

Así lo confirmaron a este medio fuentes de Casa Rosada y de la Ciudad. Según confiaron, el encuentro se había agendado a mediados de semana, y es parte de la serie de reuniones que el Presidente Fernández y el jefe de Gobierno mantienen desde hace meses para monitorear la evolución de casos de coronavirus en el AMBA, que registra el epicentro de la pandemia en el país. “Se juntaron a repasar cómo arrancaron las medidas”, dijeron colaboradores del jefe de Gobierno al término del encuentro.

El cónclave, sin embargo, se dio 48 horas después del inicio de la nueva fase del aislamiento, otra vez estricto y tras más de cien días de confinamiento, y en momentos en que los contagios empiezan a multiplicarse con más velocidad en la Provincia, que ahora registra el doble de casos que la Ciudad.

Albert.jpg

El gobernador Axel Kicillof, en ese sentido, no es de la partida. Fernández y Rodríguez Larreta suelen juntarse a solas sin el mandatario provincial, incluso en más ocasiones de las que suelen filtrarse en los medios. Pero la cumbre de esta tarde despierta suspicacias políticas porque desde la administración porteña empieza a trascender cada vez con más énfasis que la Ciudad podría empezar a tomar medidas de desconfinamiento más severas que la Provincia a partir del viernes 17 de julio, cuando finalice esta etapa de la cuarentena anunciada el pasado viernes.

El viernes pasado, el jefe de Estado, el jefe de Gobierno y Kicillof anunciaron la puesta en marcha desde el miércoles 1 de un aislamiento mucho más estricto en la Ciudad y en el Gran Buenos Aires ante el avance de la circulación del virus, con controles más duros en el transporte público, reservado solo para trabajadores esenciales, y el cierre de comercios.