Mariano y Federico Bal llegaron juntos este mediodía en moto para ver a Santiago, internado en la clínica de rehabilitación, y fueron interceptados por las cámaras de Intrusos.

Así, inesperadamente, los hermanos se mostraron más unidos que nunca, y contaron cómo sigue la salud de su padre: "Esperamos que vaya evolucionando, va a ser lento, va a ir teniendo mejoras, despacito", dijo Mariano.

"Hay que volver a enseñarle todo, hay que empezar a enseñarle todo, a comer, a respirar, a pararse solo, tiene que estar internado, hace muchos ejercicios, mi papá tiene que estar vigilado 24 horas", agregó Federico. Y señaló: "Un día en terapia intensiva es un mes de rehabilitación".

"Mi papá siente que tiene una evolución", señaló Mariano.

"Hay que esperar que tenga autonomía para poder irse, pero eso es lentamente, es un proceso. Se va sintiendo que está mejor, pero esto tiene para un tiempo. Fueron momentos muy duros, cuando lo médicos te hablan con franqueza, papá llega con cuadros que parecen no salir, no se cómo puede salir de acá, no se hasta donde se puede", agregó Federico.

"Hay días que las cosas que te dicen los médicos son más alentadores, y hay momentos que no", dijo Mariano.

Por otro lado, Federico habló de la incorporación de Antonio Gasalla a la productora de Guillermo Marín, y de la posibilidad de que él trabaje en verano con el cómico: "Marín cerró contrato con él, van a hacer una obra, no se mucho, es uno de los mejores comediantes de nuestro país, no llegó la propuesta, mi mamá firmó para hacer temporada con él, Guille tiene varias obras dando vueltas para este próximo verano. Creo que son distintos proyectos, mi participación está por verse, tengo que juntarme con él, lo que me ofrece y me cuenta me seduce muchísimo, podría poner en una pausa la dupla con mi vieja, es un momento de separarnos un tiempo".