Germán Palacios volvió a hacer teatro en la calle Corrientes junto a Griselda Siciliani con la obra ''La mujer de al lado’’, el actor no es de dar muchas entrevistas, pero esta vez accedió a dialogar con el programa Basta de todo, en radio Metro.

Muy comprometido con su trabajo el actor relató que suele transformar su cuerpo para caracterizar sus personajes, y por eso hace poco se dejó una barba de un año para una película de Nicolás Puenzo: ''Cuando iba a la escuela a buscar a mis hijos algunos padres que me veían pensaban 'pobre Palacios está deprimido, no tiene trabajo'''.

Pero cuando terminó de filmar la película se dio cuenta que tenía semejante barba que parecía un linyera: ''Yo siempre quise hacer de linyera, entonces le dije a Marina (Glezer, pareja de Palacios y actriz): 'algo tenemos que hacer con esto, ¿Qué hacemos?’, hagamos un cortometraje, y escribimos en dos días un corto sobre un linyera que había sido juez y se transformó en un anarquista que leía poesía’’’.

Palacios relató que para interpretar el personaje se fue dos días a vivir a la calle: ''Me fui a vivir dos días abajo de un puente a unas cuadras de mi casa, estuve solo con mi perra, fue en septiembre, hacía frío, llevé unas cosas para hacer fuego y me llevé todos los cartones ’’.

Mientras vivió esa experiencia de dos días en la calle al actor nadie lo reconoció y explicó que le pasó de todo: ''Me pasó de gente que le resultaba indiferente, mucha gente se paró a llevarme cosas y un hombre paró y me dijo que él me podía recomendar un lugar donde yo podía ir a bañarme, a comer y donde podía mudar mi escritorio, porque yo tenía una caja con unos libros, así que fue muy lindo’’.

Luego Palacios comentó que a él siempre le llamó la atención el mundo de los linyeras: ''La tentación de la libertad, ese espacio de libertad, por más que sea en la indigencia, por eso el corto habla de la libertad’’.

palacios barba.jpg

Aparecen en esta nota: