Lo Ultimo | Fabiana Cantilo | SADAIC | cuarentena

Fabiana Cantilo confiesa que SADAIC la ha salvado del hambre

La cantante Fabiana Cantilo aseguró que ha podido comer durante la cuarentena gracias al apoyo de la Sociedad Argentina de Autores

No ha sido fácil sobrevivir en plena cuarentena durante los últimos tres meses. Así lo ha expresado Fabiana Cantilo, quien no tuvo reparos al confesar que se ha salvado de “morir de hambre” gracias al apoyo de asociaciones artísticas como la SADAIC y la AADI (Asociación Argentina de Intérpretes).

Durante una entrevista con Juava Viale en “Almorzando con Mirtha Legrand”, Fabiana Cantilo dio cuenta de la dura situación por la que atraviesan los artistas, a quienes las medidas tomadas para evitar la propagación del Covid-19 los tomó por sorpresa y con pocas posibilidades de supervivencia.

fabianacantilo2.jpg

“Yo no me muero de hambre porque estoy con SADAIC y ADI, después de una carrera larga tenés para comer. La gente que tiene lujos… no me importa”, contó Fabiana Cantilo, en lo que se convirtió en un duro testimonio al aire sobre lo que poco se habla de la situación del gremio. En estos últimos cien días, todo lo relacionado a eventos públicos en las áreas de cine, teatro y música ha estado detenido totalmente, lo que ha puesto en severos aprietos a los artistas.

La cantante también habló sobre las exigencias de los artistas para volver a trabajar. “Que nos dejen trabajar por streaming, nos piden trabajar en quince metros cuadrados. Es una sala enorme y entramos tres personas, el resto está por fuera del estudio”. Fabiana Cantilo continuó con detalles sobre un espectáculo que sería un posible retorno: “El recital tiene parte de instrumentos celtas, en la época del reggaetón yo soy Peter Gabriel, llevando la contra en todo”, aseguró entre risas.

fabianacantilo1.jpg

Dijo que durante el confinamiento obligatorio, ha podido sacar ventajas como el aprendizaje sobre las nuevas tecnologías para comunicarse. “Lo positivo de lo que está pasando es que lo del Zoom, lo aprendí y me costó adaptarme. Tengo zoom, entreno por Skype. A mí me gusta la pantalla grande asi que no hago muchas video llamadas. Pero tuve un problema, antes de la cuarentena se rompió mi computadora y compré una normal”, relató.