Ezequiel "Pocho" Lavezzi |

Pocho Lavezzi denunció una porno extorsión por la que le piden una importante suma en dólares

Ezequiel "Pocho" Lavezzi denunció que viene recibiendo una porno-extorsión y que por cada material que tiene el extorsionador le pide una suma de 5 mil dólares, tanto a él como a su nueva pareja, la brasileña Natalia Borges.

El futbolista está pasando la cuarentena en las playas caribeñas de Saint Barth, junto a su nueva novia brasileña. Allí comenzó a recibir una serie de amenazas y extorsiones a través de las redes sociales que terminó con dos denuncias penales en una fiscalía porteña dedicada a investigar delitos de Cibercrimen. A Lavezzi lo amenazan con distribuir videos prohibidos y conversaciones privadas si no deposita una importante suma en dólares.

"Empezaron a escribirle desde dos cuentas de Instagram. No solo a él sino también a su novia, Natalia Borges, con la que convive. Estas personas le dicen que tienen sus videos y conversaciones y le dan detalles del contenido. Por eso se le da verosimilitud a la denuncia. Aunque si fueran falsos sería una extorsión de todas formas”, explicaron fuentes que investigan el caso. Pero es el mismo Lavezzi quien reconoce los videos y las conversaciones como reales. “Son de hace varios años, pero evidentemente alguien los guardó”, señalan desde su entorno.

Lavezzi se comunicó con su abogado Mauricio D’Alessandro y el caso desembocó en dos denuncias en la fiscalía de ciber-delitos del fuero porteño, a cargo de la doctora Daniela Dupuy, y en la Justicia de instrucción. Los delitos que se investigan son por"extorsión y difusión de imágenes privadas". Un detalle: cuando contrató a D'Alessandro como su abogado le hizo firmar un contrato de confidencialidad.

Dupuy es la fiscal que investiga al docente Adrián Rowek, acusado de enviarle material sexual a un alumno de 12 años y que fue encontrado con otro en la cama, con más de 30 víctimas sospechadas. Dupuy, cabeza de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas, también llevó a la cárcel al ex pediatra del Hospital Garrahan, Ricardo Russo, acusado de producir pornografía infantil en su propio consultorio, quien fue condenado a 10 años de prisión.