Argentina | Estefanía Berardi | Combate | Sky rojo

La ex Combate Estefanía Berardi relató que a los 17 años fue a una entrevista en un prostíbulo

Engañada por un anuncio en el que solicitaban bailarinas, Estefanía Berardi terminó en un burdel. Esta historia la ex Combate la contó tras ver Sky rojo.

Sky Rojo, la serie que protagoniza Lali Espósito en Netflix, deja en evidencia el negocio de la trata de blanca internacional y muestra crudamente cómo los proxenetas engañan a muchas mujeres ofreciéndoles trabajos falsos para hacerlas prisioneras. Fue precisamente la trama de esta serie lo que despertó un amargo recuerdo en la ex Combate Estefanía Berardi, quien usó su cuenta de Instagram para hablar al respecto.

“Caí engañada a un postíbulo cuando era chica. Esto me paso en Mar del Plata, mi ciudad, mientras buscaba trabajos los 17 años”, expresó Berardi al comienzo del texto con el que acompañó un extenso video en el que relató su experiencia inspirada por Sky rojo.

lali-esposito-sky-rojo.jpg
Sky rojo animó a la ex Combate Estefanía Berardi a relatar que a los 17 años fue a una entrevista en un prostíbulo

Sky rojo animó a la ex Combate Estefanía Berardi a relatar que a los 17 años fue a una entrevista en un prostíbulo

“Terminé de ver la serie de Lali, Sky Rojo, y me acordé de esta historia que tenía bloqueada en mi mente. Lo cuento, porque lamentablemente estas cosas siguen sucediendo y mi historia tal vez hace evitar que le suceda a alguien más”, agregó la ex Combate.

En el video, Estefanía Berardi contó que asistió a la "entrevista de trabajo", pautada en una bonita casa del barrio Los Troncos de Mar del Plata, tras toparse con un anuncio en el que solicitaban bailarinas.

Lookeada apropiadamente para este tipo de casting, Estefanía recuerda que llegó y una señora mayor la hizo pasar y le pidió que tomara asiento y esperara.

“Cuando me senté a esperar en el pasillo empecé a pensar qué sería ese lugar, porque era una casa antigua súper bien arreglada. Yo no entendía qué sería el lugar. Lo único que veía era al final del pasillo había un escritorio con un monitor desde donde se veía quién tocaba la puerta, y alrededor muchas puertas con ambientes donde no veía qué había”, detalló la ex Combate.

“Estaba decorado con telarañas de cotillón y un tridente, y en mi inocencia pensé que era un instituto de inglés y que festejaban Halloween, que querrían a alguien que coordine el acto”, confesó Berardi.

“Después se abrió una puerta, salió una rubia del baño envuelta en un toallón con un rodete en la cabeza… Y me pareció raro… Ahí ya no me cerraba nada, pero seguía pensando que era un instituto de inglés”, prosiguió la ex Combate, quien posteriormente detalló que poco después de ver a la primera mujer, entró un cliente y la señora que le había pedido que esperara sentada le indicó que se pasara del otro lado de la pared para que no la confundieran.

“¿Qué no me confundan con qué? Terminé de decir eso y vino una morocha en portaligas con bucles, pasó caminando el culo delante de mí y me dijo hola. Y cuando empecé a mirar qué había detrás de las puertas vi camas de dos plazas. Ahí até cabos y me di cuenta de que era un puterío”, reveló Estefanía Berardi.