Más de 18 puntos de rating y toda la onda entre Susana Giménez y Maluma, su invitado para el tercer especial de este año en Telefe (los anteriores fueron con Carlitos Tévez y Verónica Castro). Hasta cierta tensión sexual se respiraba entre ambos, desde Medellín, recorriendo su granja en las afueras de la ciudad.

Primero con un recorrido por los corrales de los cabritos -le dieron mamadera a uno-, los caballos del cantante colombiano, su plantación de frutillas y una recorrida en cuatriciclos. Jugaron al tejo y compartieron un almuerzo donde vino el reportaje propiamente dicho, hablando de la vida del ídolo.

"Grabé mi primer disco a los 17, quise ser futbolista pero tuve que elegir entre el fútbol y la música, pero cuando empecé a grabar y conocí a los productores descubrí la pasión que tengo y empecé a desarrollarla, dejé el fútbol", contó con un rodete de su melena ahora rubia, que decidió teñir porque dice que se cansa de verse siempre igual.

El especial de Susana y Maluma duplicaba en el minuto a minuto a la competencia de El trece. "Quise estar con alguien y nunca me puso atención, yo quería estar con ella", confesó el cantante sobre amores truncos. Y habló de su novia: "Es Dj, canta, es hermosa, tiene un gran corazón y tenemos una relación muy especial", afirmó.

"En la portada del video Mala mía, en ese combo de amigas, una quería que esté con ella y con todas. Era demasiado para mí, no podía. Le dije `mi amor, mala mía, esta vez no´. Yo estaba súper estresado", dijo a la hora de recordar la propuesta más indecente que le hicieron.

Muy simpático y carismático, contó el piropo que más le dicen: "Maluma, capuyo, quiero un hijo tuyo". Después el cantante le hizo un reportaje a la diva, la llevó a su hotel y al día siguiente ella fue a verlo a su show, conoció a su familia y compartió el back.

Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed