Era el día más esperado y finalmente llegó: después de muchas idas y vueltas en su vida, se casan Guido Süller y Tomasito.

Mientras esperaban a los novios, la prensa estuvo con los testigos, Pía Shaw y Chiche Gelblung, quien habló con Involucrados y dijo: "Ellos se necesitan mutuamente, es una unión de soledades, me parece muy bien esto, hay una cosa paternalista, hay muchas maneras de amor".

Después habló la jueza Adriana Nerira, antes de casarlos, que dijo: "Es una pareja divina; si no hay sexo yo no me meto, veo futuro en este matrimonio".

Finalmente llegó la pareja. Guido habló antes de casarse de la ausencia de su hermana: "Silvia está hecha una furia porque ahora no va a recibir mi herencia, como ahora me caso, la herencia va a ser para Tomasito, pero igual todavía no me pienso morir. Me encantaría que Silvia esté acá, yo la quiero".

Respecto al resto de su familia, dijo: "Con Norma no tengo relación y Marcelo está cuidando a mi mamá, mi madre no sabe porque todavía está con la muerte de mi padre y no quiero darle una emoción más. Yo quiero un hijo como hizo Marley, me gustaría que también se llame Guido. Esta es mi familia, los periodistas, el público, porque nadie de mi familia vino".

Pero casi se suspende la boda. Apenas la pareja llegó a la sala, apareció un joven autodenominado Sebastián, gritándole a Guido "te quiero hacer un favor, no te cases". Guido rápidamente lo hizo sacar del lugar, diciendo que no lo conocía. Aunque el joven intentó volver en el momento del "sí, quiero", la jueza no le dio lugar y finalmente Guido y Tomasito pudieron casarse legalmente.

Mirá los videos:

Embed

Embed

"Te amo, papá estoy feliz", dijo Guido al hablar después del casamiento. "Sabés que te amo, se que soy un desastre, estoy muy emocionado, yo te juro lealtad hasta el día de la muerte", dijo Tomasito muy emocionado.

"A todo el público argentino que está mirando esto en cadena nacional, gracias de todo corazón", cerró Guido desde el Registro Civil.

Aparecen en esta nota: