Lo Ultimo | príncipe Guillermo | Covid-19 | Covid

El príncipe Guillermo tuvo COVID-19 en abril y lo mantuvo en secreto

Medios británicos afirman que el príncipe Guillermo, heredero al trono, se contagió de COVID-19 días después que su padre, Carlos de Inglaterra.

El príncipe Guillermo luchó en secreto contra el COVID-19 en el mes de abril, días después de que su padre, Carlos de Inglaterra, lo contrajera, reportó este domingo el periódico The Sun. Por el momento, el Palacio de Buckingham no ha confirmado la información.

El nieto de la reina Isabel II, de 38 años, mantuvo su enfermedad en absoluto hermetismo y lejos la prensa porque su padre, el príncipe Carlos y el primer ministro del país, Boris Johnson, acababan de contraer el virus y el príncipe Guillermo estaba preocupado por el impacto que podría tener en la nación dar a conocer su diagnóstico, dijeron fuentes al citado medio.

Príncipe Guillermo Covid-19.jpg

"Guillermo se vio muy afectado por el virus", dijo una fuente al tabloide británico. "En un momento dado, tuvo serios problemas por respirar, así que obviamente todos a su alrededor estaban muy asustados".

Pero "después de ver a los médicos y dar positivo, lo que obviamente fue un gran impacto, Guillermo decidió intentar seguir como de costumbre”, agregó el informante. “Estaba decidido a cumplir con sus compromisos".

Príncipe Guillermo Covid-19 2.jpg

El príncipe Guillermo, que es el siguiente en la fila para suceder a su padre en el trono, fue tratado por médicos del palacio y puesto en cuarentena en la casa familiar de Anmer Hall, en Norfolk. Desde allí continuó trabajando a distancia a través de videollamadas en compañía de su esposa, Kate Middleton, futura reina consorte.

El príncipe Guillermo mantuvo su enfermedad en secreto porque "estaban sucediendo cosas importantes y no quería preocupar a nadie", informó The Sun.

Ahora, "como resultado de su propia experiencia, se da cuenta de que absolutamente cualquiera puede contraer esta terrible enfermedad y sabe lo imperativo que es que todos nos tomemos en serio esta segunda cuarentena", añadió la fuente.

Cuando la reina Isabel II ofreció su apasionado discurso We Will Meet Again, el duque de Cambrige decidió mantener su enfermedad en privado ya que no quería aumentar la tensión ya existente en Gran Bretaña debido a la pandemia por el COVID-19. Y a pesar del impacto que tuvo el virus en él, William siguió comunicándose con los trabajadores de primera línea del Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés) para decirles lo “orgulloso” que estaba de su compromiso en la lucha contra el coronavirus.