España | Marta López Álamo | modelo | Kiko Matamoros

¡Sin temor! Marta López Álamo ridiculizó a un chantajista

Marta López Álamo compartió unas imágenes de un chat en el que una persona intentaba sacar provecho de la modelo, tratando de hacerle un chantaje

La fama de Marta López Álamo le trae beneficios, pero también la expone a situaciones negativas y a personas qu quieren sacar provecho de su buen momento, con la intención quizás de sumar dinero o fama, también tomar ventaja de la situación. Y fue justamente esto lo que ocurrió recientemente.

No ha sido fácil para Marta López Álamo atravesar los últimos meses. Pasó por un verano complicado, justo en el mes de agosto internaron a su novio, el periodista Kiko Matamoros, en un hospital para someterlo a dos intervenciones quirúrgicas por una severa complicación de salud.

martalopez6.jpg

Afortunadamente para la pareja, todo salió bien en relación a la salud de Kiko Matamoros, quien luego de recuperarse decidió tomarse unos días de descanso en México con la modelo. Obviamente la joven compartió estas vacaciones en su cuenta de Instagram.

Las cosas se volvieron agitadas cuando la modelo regresó a España y su agenda de trabajo se tornó complicada, con muchas más actividades de las que tenía antes. A la par, el número de seguidores en su perfil de Instagram creció y el número de empresas que optaron por patrocinar con la novia de Kiko Matamoros también se incrementó.

De hecho, unas semanas atrás Marta López Álamo viajó a Abu Dabi. Allí permaneció por unos cinco días, tiempo en el que estuvo trabajando constantemente en producciones de fotos para varias marcas.

Al regresar a España, Marta López Álamo continuó con sus trabajos. Ya que su cartera de clientes se incrementa. Recientemente, y a raíz de su gran fama y notoriedad, un oportunista quiso sacar provecho de la situación, haciéndole un chantaje.

martalopezalamo.jpg

Pero ella, con toda la tranquilidad del mundo publicó en su perfil de Instagram los mensajes que le enviaron a su teléfono, donde muestra su contundente respuesta.

“Súbelo. Yo ante chantajes no cedo”, encaró al chantajista.