Lo Ultimo | Dani Rovira | Cáncer | Rovira

Dani Rovira revela el resultado de su primera revisión tras superar el cáncer

El actor Dani Rovira compartió la última hora de su estado de salud en redes tras superar el cáncer: "Estoy sano como una pera".

Tras la intensa lucha de Dani Rovira contra el cáncer que padecía, parece encontrarse cada día mejor. El pasado mes de marzo el actor anunciaba que le habían diagnosticado un linfoma de Hodgkin y que ya había iniciado su tratamiento de quimioterapia, que acabó el mes de julio después de "8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda".

Este jueves, el humorista malagueño compartió una buena noticia con sus seguidores, pues como él mismo valoró: "No todo van a ser malas noticias". En su primera revisión después de superar el cáncer los médicos han visto un resultado positivo en "esta cosa abstracta" –parece el resultado de una resonancia magnética– que ha compartido como imagen que acompaña su particular parte de salud: "Estoy sano como una pera".

Después de esos meses de descanso en lo que lo primero era la salud, pues España también se encontraba en estado de alarma por la primera ola de contagios de la COVID-19, Dani Rovira volvió al trabajo. "Seguimos rodando con los sentimientos y las emociones a flor de piel. Un rodaje durísimo donde lo estamos dando todo. Merecerá la pena contarlo”, dijo en redes hace unos días sobre Mediterráneo, la nueva cinta que prepara junto al director Marcel Barrena y que narrará la historia épica del viaje a Lesbos de dos socorristas de Badalona, Óscar Camps y Gerard Canals, en 2015.

En estos meses complicados para Dani Rovira, el apoyo de Clara Lago ha sido fundamental. Él le dedicó un bonito mensaje de agradecimiento cuando superó el cáncer: “Gracias, compañera, por compartir el peso de la mochila, los avituallamientos y por estas irrepetibles vistas. Gracias por la luz en la noche y la silla en el camino. Y por no soltarme".

El linfoma de Hodkin es un tipo de tumor hematológico que afecta principalmente a personas jóvenes, de en torno a 30 años, y que cuenta con una alta tasa de curabilidad de en torno al 80%, especialmente si se coge a tiempo y no se ha extendido a otros órganos vitales. En torno al 12% de estos pacientes son susceptibles al trasplante de médula.