España | Alessandro Lequio | Clemente Lequio | Vida

"Estoy alejado": El hijo mayor de Alessandro Lequio pasó de ser modelo a mesero

Clemente Lequio, el hijo mayor de Alessandro Lequio, utilizó sus redes sociales para hacer algunas confesiones sobre su vida alejada del glamour y la farándula

Las recientes declaraciones que hizo el hijo mayor de Alessandro Lequio, Clemente Lequio, causaron estruendo en las redes sociales, espacio que usó para sincerarse sobre aspectos de su vida personal y de la forma en la que actualmente vive su realidad.

Clemente Lequio habló sobre algunos aspectos de su vida privada a través de un video en redes sociales, las revelaciones que hizo ofrecieron un panorama de lo que es la nueva vida, lejos de lo que eran las pasarelas y lo que implica ser hijos de famosos de la farándula europea.

clementelequio1.jpeg

Lo primero que confesó el hijo de Alessandro Lequio fue decir que se casó, aunque no ofreció detalles de cómo y cuándo se realizó la ceremonia con su actual esposa. El joven solo se limitó a decir que, desde hace cuatro años, vive en los Estados Unidos.

Algunos periodistas españoles le hicieron consultas sobre su vida y Clemente Lequio solo respondió que no tiene cercanía actualmente con los medios de comunicación. “Estoy alejado de la prensa”, fue su respuesta.

Sin embargo, el hijo mayor de Alessandro Lequio quiso explicar algunos aspectos de su nueva realidad, asegurando que su padre está al tanto de la situación y que, además, se mantiene en comunicación constante con él.

Actualmente, Clemente Lequio abandonó el modelaje, actividad que realizó por tiempo prolongado y que lo colocó en el radar de la prensa, más allá de ser el hijo del presentador italiano y Antonia Del´Atte.

clementelequio.png

Tampoco se gana la vida como DJ y la actividad que le brinda sustento económico no tiene nada que ver con la farándula ni el glamur, mucho menos con apariciones constantes en los medios de comunicación.

“Soy mesero en los Estados Unidos”, confesó. El joven explicó que trabaja entre 50 horas y 60 horas semanales. Dijo también que se siente afortunado por tener trabajo y que lo que gana le sirve para darle de comer a su familia