Natacha Jaitt disparó contra varios famosos en el programa de Mirtha Legrand, donde vinculó a periodistas y dirigentes políticos al caso de abusos del club Independiente.

Ahora, la Justicia intenta determinar si la mediática fue con otra persona al estudio de televisión, además de su hermano Ulises, quien le ponía carteles para direccionar su discurso, una ex agente de la AFI Ana Polero. Para eso, allanó las oficinas de Story Lab, la productora de Nacho Viale, en busca de imágenes registradas en cámaras de seguridad.

La intención de los investigadores es determinar si Natacha fue con una persona más a los estudios, además de las dos que ya se sabe que la acompañaron a su polémica visita a la mesa más famosa de la TV. Según las fuentes de la investigación, no se descarta que también hagan procedimientos en otros edificios relacionados con la puesta al aire de La noche de Mirtha.

Lo más llamativo del procedimiento es que fueron a las oficinas de Story Lab pensando que ahí se hacen el programa de Mirtha Legrand y pidiendo cámaras de seguridad. Los responsables de la empresa respondieron que ahí no tienen cámaras de seguridad y que obviamente no hay estudios de TV y desde ese lugar no sale el famoso programa de la diva.

Todo parece una comedia de enrdedos buscando cosas en lugares incorrectos, debido a este procedimiento, Nacho Viale, productor general de Mirtha Legrand escribió en su cuenta de twitter: "Dos cosas para dejar en claro y ante la GRAN desinformación que hay. 1) Recibimos un oficio, solicitando las cámaras de seguridad del ingreso al estudio del programa de esa noche. El programa NO sale de nuestras oficinas, si no que sale desde un estudio de televisión 2)No solo NO tenemos cámaras de seguridad, menos tenemos las de un lugar que no es nuestro. Fin de la historia"

Los procedimientos fueron encabezados por el fiscal Guillermo Marijuan, bajo la orden del juez Sergio Ramos, tras una denuncia de la AFI para investigar las declaraciones de Natacha. Hace una semana la PSA allanó su propiedad y, horas más tarde, el departamento de Polero.

A la autodenominada "asesora de vestuario" de Jaitt le secuestraron documentación, ocho celulares, una computadora y material electrónico.

La Justicia intenta comprobar si Natacha junto a Polero encabezaron una serie de operaciones de inteligencia clandestinas por las que ligaron a personalidades de la televisión y de la política con denuncias de abuso de menores y pedofilia.

Embed

Embed