Lo Ultimo | El Puma Rodríguez | Hijas | El Puma

"Nos veremos en el cielo": El Puma Rodríguez muy enojado con sus hijas mayores

El Puma Rodríguez reconoció que tiene una tensa relación con sus hijas mayores y su ex, y aseguró que si no se reconcilian en vida se verán en el cielo. 

Se sabe que hace años que el famoso cantante venezolano, José Luis El Puma Rodríguez mantiene una relación muy complicada con sus dos hijas mayores Lilibeth y Liliana Morillo, y con su ex Lila Morillo y hace años que no se hablan.

Durante una entrevista por Instagram Live, El Puma hizo declaraciones impactantes sobre su familia. Cuando le preguntaron por la posibilidad de que su ex mujer muera y que no haya habido un momento de reconciliación entre ellos y con sus hijas mayores, el cantante respondió: “No pasa nada. Nos vemos en el cielo”, aseguró entre risas.

El Puma Rodríguez.png

Luego de esta respuesta, los usuarios manifestaron su indignación y repudio por las palabras del ex jurado de La Voz Argentina.

El Puma Rodríguez contó el verdadero motivo por el que estuvo alejado de sus hijas durante años: “Carolina quiso unir las dos familias, pero con todo el amor del mundo. Se abrieron las puertas de nuestra casa e incluso abriendo las puertas de la casa pasaron cosas”, manifestó el reconocido cantautor.

image.png

Luego de las explosivas declaraciones de su padre, Liliana y Lilibeth hicieron un video para contestarle. Lo acusaron de no tener intenciones de reconciliarse y hacer todo para lucrar.

“Ningún padre que ama a sus hijas habla así. Cada vez que necesitas promocionar tu libro o tu serie, nos utilizas. Si te conviene mencionarnos, de pronto vas a salir diciendo cuál fue el verdadero motivo de tu distancia, para mantener en morbo al público y a los medios de comunicación. Y encima tienes el tupé de pedirnos que pasemos la página...”, asegura Lilibeth.

image.png

Además agregó que: “Cuando estuviste al borde de la muerte, no era el momento, pero ahora que promocionas tu serie y tus libros, ahora sí parece ser un buen momento, porque te conviene. Y tienes la osadía de asomar una posible reconciliación por la televisión o por las redes en vivo, ¿en serio? Nosotras no merecemos eso. No merecemos eso, que busques desprestigiarnos y exponernos al escarnio público cosa que ningún padre, que dice amar a sus hijas, haría”.

Liliana, la hija mayor fue mucho más dura: “Deja de hablar de Dios porque no lo conoces. Hazte un favor y mírate en un espejo y mira como Dios y el mundo te ven. Un ser humano prepotente, altivo, arrogante, soberbio, sin una pizca de humildad. Deja de decir que los hijos son del mundo y que tenemos que ‘soltarle’. Uno puede divorciarse de sus hijos, pero nunca deja de amarlos”.