Juan Carlos Acosta murió el 27 de enero, el bailarín se había hecho popular gracias a su paso por Bailando por un sueño, en donde bailó con muchas figuras entre ellas con Jesica Cirio, quien continuó siendo su amiga hasta sus últimos días.

En un principio la muerte del bailarín fue muerte dudosa, ya que se lo encontró muerto en su departamento Sus amigos rápidamente culparon al novio de Juan diciendo que era una persona tóxica que le hacía mal al bailarín.

A menos de un mes de su muerte continúan las dudas, y su último novio Rodrigo Donato dio la cara en Confrontados (El Nueve, lunes a viernes 15 hs) y contó cómo se siente:

''No pude ni hacer ni el duelo tranquilo porque todo lo que pasó, fue todo muy rápido, de repente me llama a las 7.40 de la mañana diciéndome que no podía mover la pierna, y yo no podía llegar porque estaba afuera de la ciudad’’.

El novio comentó que ese día enseguida se comunicó con una prima pero nadie llegó a tiempo: ''Nadie se apuró, nadie entendió porque era una persona que no pedía ayuda, y nadie iba a pensar que se iba a morir por un dolor en una pierna’’.

A pesar de los amigos y su amiga Jesica Cirio dijeron que Juan Carlos estaba muy bien de salud y quería ponerse a punto para volver al Bailando, su novio dijo lo contrario:

''Desde junio él tenía un problema de salud, la gente que dice que no lo sabía es porque tal vez él no se lo habría dicho’’.

Donato relató que en los últimos meses habían ido al hospital militar para que Juan Carlos se realice distintos estudios y biopsias, porque en ocasiones sufrió pérdida de sangre por distintas partes del cuerpo.

''Le estaban haciendo exámenes para detectar un cáncer’’.

Sobre su novio y la obsesión que tenía por el físico, su novio comentó:

''Juan era un chico que estaba obsesionado con su físico, él tapaba muchas cosas con su físico. Continuamente tomaba anabólicos y esteroides, perdía sangre y eso está mal, los anabólicos y esteroides podrían ser un causante de eso’’.

Por último el novio del bailarín recordó que sus cosas quedaron en la casa de Juan y no piensa reclamar nada, yo solo quería un peluche y me lo negaron, pero no me interesa porque yo sé lo que viví con él.

Embed
Embed