Un nuevo escándalo sacude a la familia Barbieri-Bal. ''Nuevamente juntos, un Amor de Revista'', ganó el premio a mejor revista, y como no había nadie para recibir el premio recibió una abucheada general por parte de los asistentes, y principalmente de Julieta Bal, hija de Santiago y hermana de Federico Bal.

Julieta dijo que el abucheo se debió que no estaban presente y a que ella soportó por parte de su hermano mensajes violentos que hasta le llegaron a provocar taquicardia.

Después de polémico premio, Intrusos (América TV) fue a buscar una respuesta de Fede, pero se encontró con un Bal muy angustiado y con lágrimas en los ojos.

Sobre el ''violento'' mensaje que su hermana dijo que Fede le envió, aseguró:

''Quiero aclarar que no fue fuerte, ni agresivo, no soy un tipo agresivo como todos dicen y como muchos quieren instalar, el mensaje fue: ’Si no sabes respetarlo a papá en vida no lo llores cuando no esté. Tenés un papá que está en la obra que abucheaste’’’.

Sobre el conflicto que tiene con su hermana desde hace un tiempo, el hijo de Carmen, expresó que no le interesa lo que haga su hermana con él:

''Ver esto de nuevo es una falta de respeto, es mi papá, a mí no me interesa si me abuchea o no mi hermana, hay cosas que no se hacen’’.

''No me entran las balas, y mi papá me hace llorar de lo bien que está, y me emociona porque papá es un toro, estas cosas son para mí frivolidades, a mí nadie me quita que mi viejo y mi vieja hoy arriba del escenario se dan un beso, yo los veo así, emocionados cada función que hacen y para mí, ya es una misión cumplida’’.

Federico totalmente quebrado, asegura que no lo modifican las críticas que recibió este verano, y se refugia cada noche en el escenario:

''Fue todo un verano que recibí bastante ofensas de mucha gente, yo cuando subo al escenario se me van todos los males, este es mi lugar de paz y de amor. No quería llorar, pero estoy un poco cansado, y podés decir que estoy agrandado, podés decir que soy altanero, podés decir lo que quieras, pero me pasa por al lado’’; cerro Federico mientras secaba sus lágrimas.

Embed
Embed

Aparecen en esta nota: