Joaquín Furriel está haciendo Hamlet dirigida por Rubén Szuchmacher en el teatro San Martín. Sin dudas actuar una obra de Shakespeare es muy importante para todo actor, por lo comprometido de los textos y todo lo que representa su obra.

Obviamente la concentración también es muy importante, y más aun interpretando una obra de tal magnitud, por eso es increíble de creer lo que el actor contó en Perros de la calle acerca de que tuvo que interrumpir la obra porque sonó varias veces un celular en la misma función:

''En un monólogo, que es con el que se termina la primera de las tres partes, de repente arranca un celular, pero lo que pasó es que era un ringtone tipo ta ta ta …(bocina), algo muy invasivo’’.

Furriel relató entre risas el mal momento que pasó en plena función debido a que comenzaron a gritarse entre el público:

''De repente se escucha eso, yo me paro porque escucho un shhh, y de repente una persona grita 'por favor el teléfono, en esa situación yo me quedó callado y comienza el silencio, retomo el monólogo y cuando retomo el monólogo se escucha otro teléfono y ahí se armó como un espectáculo en la platea, porque uno de debajo de la platea grita ‘por favor como hay que decir que apaguen los teléfonos, y empiezan a pelearse, tipo tribuna hasta que uno grita ‘pobre Furriel'''.

El actor explicó que decidió quedarse callado mirando ese espectáculo y cuando terminaron de insultarse entre los espectadores retomó el monólogo y lo aplaudieron como nunca en su vida.

Aunque ahora lo contó en tono divertido, Furriel terminó muy enojado por el malestar que le provocó el sonido de los celulares en plena función.

Aparecen en esta nota: