Una de las tantas excentricidades de Ricardo Fort era pasearse con su Rolls Royce Phantom, ya que el ostentoso auto era parte de los varios vehículos que tenía el empresario.

Fallecido Fort, los autos quedaron sin usarse; especialmente este Rolls Royce Phantom que -aseguran- da mucho gasto y es por eso que sus herederos decidieron venderlo.

Felipe Fort, hijo del recordado empresario, reveló el motivo de la venta del ostentoso auto:

"Ese auto estuvo parado cinco años. Se arrancaba para que estuviera en buen estado. Después de ese tiempo, el auto fue liberado por la Justicia. Marta y yo tenemos 14, falta mucho para poder usarlo. Encima pagamos patente", dijo Felipe.

En su cuenta de Instagram, Felipe suele contestar preguntas de sus seguidores, y así es como respondió a esta pregunta.

fort auto01.jpg

Aparecen en esta nota: