La sala grande del Metropolitan Sura se llena con "El otro lado de la cama", la comedia con Nicolás Vazquez que es en sí un fenómeno, un ritual donde la gente corea las canciones más emblemáticas del rock nacional y se ríe con las locuras del protagonista.

Tras la primera y también exitosa temporada en Buenos Aires (en el Apolo), una gira nacional, la temporada de verano en Mar del Plata y este regreso a la calle Corrientes, quienes vimos el espectáculo en sus inicios notamos, al volver, que el fenómeno sigue intacto. Vázquez, su mujer Gimena Accardi -es la que más caracteriza un personaje-, Sofia Pachano, Benjamín Rojas -quien más creció en su composición, está en el tono justo-, Sofía González Gil y Francisco Ruiz Barlett la rompen en el escenario y contagian una energía desbordante de principio a fin.

La gente termina "allá arriba" cantando con los protagonistas, en medio de una comedia de enredos sexuales y un Nico Vázquez que no para de tirar chistes, proponer a sus compañeros, ponerse la obra al hombro todo el tiempo y generar una especie de "misa teatral" que divierte a todos.

Los momentos musicales son como un show rockero, con coreografías y buenas voces entonando esas que nos sabemos todos. Entonces la cuarta pared se rompe y el público participa activamente cantando al unísono y gritando los estribillos. La fórmula es novedosa y contagia un boca a boca que llena la sala.

Nico Vázquez