El sábado 31 de marzo Mirtha Legrand tuvo, según sus propias palabras, el programa más difícil en mucho tiempo, con la presencia de Natacha Jaitt en su mesa.

El escándalo que desató ese programa traspasó la pantalla de El Trece y hubo muchos enojos con Mirtha y ella también se enojó con algunos colegas, como contamos en Telebajocero.com, como Luis Majul y Marcelo Longobardi, a los que trata de ingratos.

La lista de enojados con Mirtha es larga y va desde Carlos Pagni hasta Alejandro Fantino, pasando por Enrique Pinti que aseguró que por ahora "no volveré a su mesa".

Desde ese momento Mirtha dejó de dar entrevistas, también dejó de contestar los whatsapp que ella tan amablemente respondía a periodistas cuando le hacían alguna consulta.

Mirtha ya no frena más a la salida de su estudio los sábados a la noche y los domingos al mediodía cuando la esperan los colegas, y casi no concurre a eventos sociales. No fue al estreno de "Sunset Boulevard", a pesar de prometerle en cámaras a Valeria Lynch que iba a ir, para poner un ejemplo.

Casi no fue a ver ninguno de los éxitos teatrales porteños y cuando sale, evita las guardias periodísticas.

Mirtha prefirió un "exilio" mediático y dejar que las aguas se calmen. A ella le gusta dar notas y no le agrada dejar a los cronistas sin su palabra a la salida de su ciclo.

Por ahora prefiere seguir manteniendo este bajo perfil, y sólo hablar en su programa y hacer sus descargos ahí. No quiere confrontar con nadie, y no quiere estar envuelta en polémicas.

Según pudimos saber el gran regreso a los eventos sería en los Martín Fierro, pero aún no está decidida a hacerlo. En la última emisión de los premios Tato por esa pantalla se sintió ninguneada por Marley y además ya le llegó el rumor que contamos en este portal, que el programa de Andy es favorito y tal vez le arrebate la codiciada estatuilla.

Son días de poca exposición para Mirtha ya que se siente maltratada por mucha gente del medio, que pocos días antes del escándalo le pedían ir a su mesa para sentarse a presentar su libro o pasar algún chivo y luego la traicionaron, según sus propias palabras. Cosas que no sorprenden, porque como dijo Carmen "no hay amigos en este ambiente".