Florencia de la Ve a través de sus abogados presentó un escrito ante el Inadi con términos muy fuertes contra Jorge Lanata.

La actriz y conductora y el periodista vienen desde hace meses con un tema judicial, pero hoy De la Ve redobló la apuesta con un escrito en el Inadi relatando cómo se sintió ante los dichos de Lanata.

El escrito comienza diciendo:

Puñaladas en el corazón, en el estómago, en el alma. Puñaladas y luego, puñados de sal sobre las heridas.Eso y, no mucho menos, me han provocado las expresiones de Lanata.

Aun cuando se quién soy, lo que soy y qué firmeza tienen mis convicciones, no he podido dejar de sentir una especie de vergüenza, la vergüenza de la exposición, la burla y el ensañamiento.

Aun cuando he recibido y recibo incontables expresiones de solidaridad, afecto, amor y de acompañamiento incondicional de parte de todos lo que me quieren, incluso de algunos que no me conocen más allá de mi rol de actriz, no he podido dejar de sentirme desnuda, expuesta, manoseada.

Esa prédica de Lanata, basada en su particular interpretaciòn del sentido común, para bajarme la calidad y la condición de mujer, ha sido en todo este tiempo una verdadera tortura.

Entre la bronca, el dolor y la indignación miles de veces me he preguntado: ¿Qué hice? ¿Por qué a mí?¿Qué le molesta de mi vida?. No encuentro respuesta. Me muero de dolor y no encuentro razones más allá de un deseo morboso de señalarme con el dedo por ser lo que decidí ser.

Pese a todo voy a ir a una mediación con este señor. Lo voy a hacer porque soy una persona de bien pero además porque quizá en ese contexto encuentre las respuestas que busco.

Lanata sabe lo que dice, es consciente de lo que genera con sus dichos. Cuando pretende poner la cuestión genital junto al más elemental sentido común, no hace más que manipular un mensaje. Cuando me dice que no soy madre, vincula el ser madre a una cuestión genital.

Un documento muy fuerte al que seguramente el periodista no tardara en responder.

Aparecen en esta nota: