El viernes pasado un escándalo rodeó a Laurita Fernández, donde en Showmatch se mostraron imágenes de ella publicitando productos como una copa menstrual y un set de perchas de "El Palacio de la Oportunidad", cuyo uno de los dueños es Martín Baclini, actual novio de Cinthia Fernández.

Al aire, Laurita se indignó anunciando que le habían robado las fotos para usarlas en esos productos sin su autorización.

Primero dijo que iba a hacerles juicio, y luego al final del programa dijo que prefería que el negocio done productos a modo de reivindicación.

Hoy se supo que esa campaña fue realizada por Laurita a fines del año pasado, y fue Sebastián Centeno, booker de la agencia Leandro Rud, quien contrató a Laurita y fue el gestor de esa campaña.

Hoy en diálogo con Tomás Dente en Nosotros a la mañana, Centeno señaló: "Es un problema de comunicación entre Laurita y yo. Ella hizo la campaña para el negocio, pero no sabía que iba a usarse su imagen con esos productos".

Centeno después habló en LAM, y se quebró en llanto: "Yo soy muy prolijo para trabajar. Esto me duele muchísimo. La campaña la hicimos con Laura el 14 de noviembre. Esto me duele mucho porque está en riesgo mi imagen, me duele en el alma. Martín es como mi hermano, acá está en juego la imagen de una empresa que no tiene nada que ver. Ustedes me conocen hace años. No es justo", señaló Centeno

Fue incluso la propia Cinthia Fernández quien subió un video mostrando la campaña, y a Laurita posando para la misma.

Embed

Ahora aseguran que Laurita debería pedir disculpas porque sino pueden hacerle juicio a ella.

Embed