Leticia Brédice, sin duda, fue una de las participantes más esperadas para este Bailando 30 años. Y ayer fue el gran momento. Pero no todo salió como se esperaba.

Leticia salió al escenario con todo énfasis, fiel a su estilo, "comiéndose" la pista y sin pudor hacia Tinelli y el jurado. Pero de cada palabra que emitía, poco se le entendía. Emitía sonidos guturales más que vocabulario, y se movía sin parar, como si algo le picara.

La diversión no faltó en su gala. Ella misma no paraba de reírse. Incluso, hasta parecía que había vuelto Esmeralda Mitre a la pista de Showmatch, como resaltó en su cuenta de twitter el periodista Rodrigo Lussich.

Embed
Embed
Embed

Embed

Lo cierto es que despistada y bien suelta, Brédice bailó el disco junto a su coequiper, Fernando Bertona. Y con el jurado no le fue bien. Tuvo un 2 de De Brito, un 6 de Pampita, Flor tuvo el voto secreto, y Polino debutó con el 0.

Embed
Embed

El BAR tampoco tuvo contemplación por Brédice, que apenas terminó la devolución se fue del estudio sin siquiera saludar a Marcelo Tinelli, al borde de las lágrimas, quien seguía hablando sin detectar la ausencia de la actriz.

Embed