La crisis del grupo Indalo, su eventual quiebra y su imposibilidad de venta; los conflictos con las empresas de Cristóbal López (más allá del pool de medios) incluyen el panorama negro actual con su banco, el Finansur.

El Banco Central (BCRA) resolvió suspender por 30 días las operaciones del Banco Finansur, la entidad que controla el Grupo Indalo, propiedad del empresario Cristóbal López, "debido al incumplimiento en los plazos en el plan de recapitalización" que sus accionistas habían acordado con la entidad rectora.

"En ejercicio de las facultades previstas en el artículo 49 de su Carta Orgánica", según consignó en la comunicación B 11617, el BCRA tomó esta decisión "en la necesidad de defender los derechos" de los depositantes del Finansur.

Producto de esta situación, muchos clientes quedaron atrapados en un eventual "corralito" por no poder disponer de sus operaciones. Lizy Tagliani es una de ellas, y posteó hoy temprano un tweet que emana furia y desesperación a raíz de esto:

"Es increíble que no pueda usar la plata que me gané trabajando día a día por posibles irregularidades de otros, entonces tengo todo en el Banco Finansur y ni el gasto de la tarjeta me debitan. Deberían no cagarse en el ahorro de la gente decente", escribió furiosa Lizy, y con razón. Mirá su tweet:

Embed

Aparecen en esta nota: