El miércoles termina 100 días para enamorarse y los spoilers sobre el final aparecen por todos lados. Ayer el suplemento de espectáculos del Diario Clarín publicó fotos del casamiento de los personajes de Nancy Dupláa y Luciano Castro, que serán parte de las escenas del último capítulo.

El periodista Juan Tomás Erbitti entrevistó a los protagonistas en el rodaje de las escenas del casamiento, que tuvo como gran invitada a Mirtha Busnelli, otra de las actrices fetiche de Underground, quien interpretará a la jueza que casará a los protagonistas.

"-¿Por qué creen que "100 días..." fue la tira más vista del año?

Juan Minujín: La tira trató temas muy maduros sin perder el humor, sin ponerse solemnes y siendo entretenidos. Temas que estaban circulando en las casas, en las escuelas, en la calle.

Luciano Castro: Es tan difícil explicar un fracaso como explicar un éxito. Hay miles de motivos. Una vez que la gente te elige, es muy fuerte lo que pasa. Creo que gustaron las historias, los personajes, y tuvo una bajada de línea de temas que evidentemente se pedía a gritos que se toquen. Como el transgénero en los chicos y adolescentes, o la bigamia.

Nancy Dupláa: Sí, el éxito es medio inexplicable. Tiene que ver con la unión de un montón de cosas que se dan o no se dan. La historia, el elenco que se armó, la empatía que generamos con Carla desde un primer momento y cómo trabajamos esa relación para contar verdaderamente que éramos dos amigas de toda la vida... Y también tratar temas que generaron conciencia, abrieron cabezas, abrieron corazones y entretuvieron al espectador con muchas situaciones de comedia; y sobre todo con vínculos de pareja que tanto se cuestionan ahora, hacerse preguntas que probablemente mucha gente se hace pero no las puede llevar ni al cuerpo ni a la acción. E historias complementarias que traccionaban de manera pareja para que todo salga bien.

“Fue una gran sorpresa porque Mirta hizo una aparición detrás de una cortina y dijo: ‘Hola, ¿cómo están? Vengo a casar a Nancy”, relata Peterson. Y agrega: “Yo sé que me quiere mucho. Mirta fue la primera actriz a quien yo admiraba y que un día se acercó a decirme que me veía trabajar y que tenía algo especial. O algo así, no sé, me dijo cosas lindas. Y sentirme observada por alguien tan talentosa, tan creativa y tan moderna cuando estás empezando a dar pasos sobre algo que no sabés, fue un gran recuerdo. Que ella viniera a hacer esto un ratito, con un esfuerzo tan vital y tan alegre como siempre, fue un lujo. Hablé con ella y estaba muy contenta. Fue un gran regalo de último capítulo, su presencia”, sostiene.

Luciano Castro es otro de los que la recuerda con cariño, habiendo compartido set en su primer papel importante en una tira. “La primera ficción que hice entera fue Pan Caliente, en el 94’. Y ‘Pipo’ (Luis) Luque y Mirta (Busnelli) hacían de mis padres, así que imaginate cuánto la quiero. Para mí, a Mirta le hace muy bien trabajar. Bueno, como actriz ni se habla, no hay discusión”, aclara. “Me encantó la idea de Sebastián (Ortega) de que sea la jueza que nos case, por todo lo que representa Mirta para nuestra generación. Pero tiene que ver más con el detrás de cámara que con lo que la gente puede llegar a comprender”, agrega. “Me encanta Mirta porque los cuatro no podíamos parar de abrazarla y besarla. Y en un momento se hartó: ‘Bueno, paren un poco’”, cuenta que le dijo la actriz que este año hizo una miniserie y se la vio en la película ¿Qué puede pasar?".

(Fuente: Clarín y Clarin.com)