Por primera vez, y apenas cumplidos sus 18 años, Anna Chiara dio una nota exclusiva a Revista Caras y habló de su terrible infancia y de su inexistencia relación con el padre, Ricardo Biasotti.

Anna contó cómo fue su dura infancia entre los juzgados y la batalla legal contra su padre, su relación con su madre y su vínculo con la familia materna. Además, dijo que su padre solo es su "progenitor masculino" y que la figura paterna para ella siempre fue su abuelo, Nicolás del Boca.

“Todo me llevó a sentir de una manera más profunda y potente. De niña era gordita y recuerdo que los chicos hacían una lista de la más linda a la más fea. Yo estaba en el último lugar. Y me hacían sentir todo, que no era linda, que era gordita. Que no pertenecía a ningún lugar”, aseguró Anna.

—¿Su dolor se agudizaba cuando estaba cerca de su padre?

—Ante todo quiero ser clara, yo a él lo llamo progenitor masculino, mi padre siempre fue papi, Nicolás.

—¿Usted sabe si su padre, o progenitor masculino, soñaba con que usted naciera?

—No, no lo sé. Y nunca me hizo falta saberlo. Siempre supe que fui soñada por mamá. Para mí lo normal fue tener cerca a mi madre, sola, acompañada de mis abuelos.

—¿Cuándo conoce usted a su progenitor?

—No lo sé, era bebé.

—El afirmó en muchas entrevistas públicas que quiso recuperarla, establecer un vínculo con usted y que todos esos esfuerzos se vieron impedidos por su madre.

—Es muy fácil hablar para las cámaras…Lo importante son los actos, no la palabra.

—Y en los actos, ¿cómo era su vínculo con él?

Nunca hubo mucho interés por parte de él. Y no es que a mí me parecía, era así.

—¿Cuándo fue la última vez que lo vio?

A los ocho, o nueve años. Luego jamás volví a verlo.

—A los nueve años uno tiene recuerdos claros y precisos de lo que siente y lo que le hace bien. ¿Usted decidió no volver a verlo o fue inducida por su madre?

— Me hacía mal verlo.

—¿No se portaba bien con usted?

Me hacia sentir mal. No me sentía bien.

—¿Usted sintió que no la quería?

—¿Él? No. Es más, tampoco recuerdo haberle dicho un te amo jamás. Y él menos. Y eso que yo soy muy cariñosa. A mi mamá le digo 40 veces por día te amo…

—¿En la intimidad nunca recibió por parte de su progenitor un gesto de amor?

—Intimidad no había. No había afecto. No me quería.

—Hay muchas madres que apartan a los hijos de sus padres desde la palabra y el empoderamiento.

—Aclarando bien esto, mamá siempre fue defensora de mi esencia. Ella siempre me dio esa libertad de decidir. Siempre me dijo que hablara con él, que lo llamara para su cumpleaños, para el Día del Padre…Yo era la que no quería. La que no sentía esa necesidad.

—Sigo sin entender el por qué usted decidió no volverlo a ver…

Pasaron un montón de cosas…(llora) Hay distintos tipos de abuso, está el físico, el mental, el verbal, el sexual o psicológico. Cuando estaba con él no me sentía respetada, no me sentía en mi casa, no me sentía querida. Recuerdo que una vez que le escribí una carta a la jueza contándole que estando en una cena familiar él me miraba con un asco…(se quiebra) Yo no entendía por qué. Entonces el me miró y me dijo : “Tenes olor a culo, no te quiero al lado mío…”. Llegué a mi casa destrozada. Siempre para él había algo mal. Si tenía el pelo largo, parecía una sirvienta, si usaba un par de zapatillas, era una pobre, y ser pobre y sirvienta para él era un asco. Me gastaba…Y a los nueve años ya no quise verlo más.

—Hoy es una mujer y puede ver su vida y su propio dolor desde otra perspectiva. ¿Sería capaz de perdonarlo para reiniciar un vínculo fraternal?

—Yo no controlo al otro. Él nunca quiso comunicarse conmigo. Yo no odio nada, pero si hay algo que de verdad me provoca ese sentimiento, es la hipocresía. Y haberlo escuchado en los medios hablar de mí, me resultaba hipócrita. Me gusta la idea de hacer justicia. De limpiar.

—¿Para usted cuál sería el ideal de justicia que necesita para sanar de los dolores del pasado?

Haciendo lo que estamos haciendo ahora, poder hablar. Tener la posibilidad de abrirme públicamente es un montón. Cuando toda la familia estaba organizando un viaje al exterior, yo tenía que pedir permiso tres meses antes para salir del país. Todo era pidiendo permiso. No podía respirar. En una oportunidad escuché a mi progenitor decir que mi madre me había lavado el cerebro para que yo no pudiera tener un vínculo con él. Puede que haya madres que obstruyan el vínculo parental, pero no fue mi caso. Pensar de esa manera, y en mi caso, sería minimizar todo lo que personalmente he padecido.

—¿Es cierto que pensó recurrir a la justicia para sacarse el apellido Biasotti?

Sí, porque siempre fuí Anna del Boca, para todo el mundo. Tener ese apellido en mi DNI no es lo más feliz de mi vida.

—¿Quién reemplazo la imagen de su padre en su crecimiento y formación personal?

—Nicolás del Boca, mi papi Ede, mi abuelo, no sé porque le decía Ede, y a mi abuela, Ana Maria, siempre a la que siempre llamé Ala. (llora) El siempre me escuchó mucho, desde chiquitita. Me dio la seguridad que no tenía. Jamás me subestimó por ser niña. Fortaleció mis heridas. Cuando hablo de él siempre lo hago en tiempo presente porque siempre fue un ángel. Su presencia está a mi lado. Cuando estaba triste me decía: “Hija, vas a estar bien…” y yo me sentía segura y calmada.

-¿Tenías muchas ganas de hablar?

-Vengo contando los días desde que tenía seis años. Me cansé de vivir rodeada de psicólogos y jueces. No puedo precisar la cantidad de veces que tu e que hablr con los psicólogos. Era muy chiquita, y yo pensaba que si tenía que ir tantas veces era porque no estba bien mentalmente. ¿Estaba loca? ¿Era una enferma mental?

-¿Por qué dice que viene contando los días para poder hablar?

-Los días para sentirme libre. En libertad. En estos años sentí que estaba en una cajita, gritando, y que nadie me escuchaba. Para mí, siento tan niña, ir a un juzgado era un montón, demasiado.

Aparecen en esta nota: