La paternidad y la maternidad de la mano del sistema de subrogación (alquiler) de vientre es muy utilizada en el mundo del espectáculo, que tuvo como pionero a Ricardo Fort, luego a Florencia de la Ve, a Marisa Brel, y en los últimos tiempos a Marley, Luciana Salazar y Flavio Mendoza.

El actor Diego Ramos se refirió al tema y abrió la polémica, con una frase que se compara a los dichos de Mendoza en el pasado, cuando criticó este método como "quien va a buscar los chicos a una góndola", aunque luego él mismo terminó recurriendo al método para tener a su bebe Dionisio en los Estados Unidos.

Ramos fue por ese lado; asegurando que si fuera padre, adoptaría (tal como, también, está intentando hacer Marcelo Polino hace muchos años).

"Dije que elegiría la adopción y de chicos más grandes -aclaró el actor en una nota al diario Perfil ayer-. Tengo muchos amigos pasándola pésimo a la espera de una adopción y muchos se van afuera, donde te investigan, hacés los papeles y traés un chico.

Pero parece un mercado; voy a una góndola, agarro un rubio, un negro...`¿Cómo lo querés? ¿Así? ¿Asá? ¿Biológicamente? ¿in vitro?´. Estamos hablando de una persona, no se puede hablar como si estuvieras comprando en una concesionaria", cerró.